Acerca de las I Jornadas Andolina

I Jornadas Andolina. El desarrollo informal en la infancia.

Nos hemos planteado resumir las Primeras Jornadas pero antes empezaremos agradeciendo a quienes han participado en su realización convirtiéndolas en una realidad con la que hemos disfrutado y aprendido todos los que hemos asistido.

Han sido las Jornadas de la reflexión y la sintonía. Nos hemos parado a pensar que es lo que queremos hacer en la escuela y cómo se puede llevar a cabo. Queremos una educación para la vida, donde todos nos impliquemos (familias, alumnado y profesorado) cada uno en su momento y su lugar. Donde el proceso educativo se desarrolle atendiendo a las características y ritmos de cada persona implicada, sin exclusiones y cada uno en su función, dando y recibiendo todos a todos y de todos, desde la confianza, el reconocimiento, el respeto y el agradecimiento.

I Jornadas Andolina. Un acompañamiento respetuoso con los procesos de la vida.

El reto que se nos plantea ahora es llevarlo a cabo, pero esto se irá viendo y construyendo en el día a día de nuestro colegio. Desde aquí os queremos invitar a enviarnos vuestras aportaciones sobre las Jornadas a través de los comentarios; es entre todos donde podemos dar aún más valor a estas jornadas.

Inauguración del curso escolar en la TPA

Ayer, 11 de septiembre, en las noticias de la TPA hablaron del comienzo del curso escolar para los 127.000 alumnos asturianos… y estuvieron en nuestro cole. Esto es lo que dijeron:

Éste es el último domingo de vacaciones para los escolares asturianos. Esta próxima semana 127.000 alumnos volverán a las aulas. 14.000 docentes no universitarios darán clase en los 550 colegios asturianos, de los que el 80 por ciento son públicos. Una de las curiosidades de este año es un nuevo colegio en Gijón, homologado por la Consejería de Educación. Utiliza un método pedagógico activo y no dirigido, es decir, los profesores acompañan a los alumnos de infantil y primaria en su aprendizaje. Experiencias como ésta han demostrado que reducen el fracaso escolar, que en España es uno de los más altos de Europa. En el colegio de las Manos, los zapatos sobran. Se trata de que los niños se sientan como en casa. Vienen a aprender, pero a su ritmo. No hay exámenes ni evaluaciones. El progreso es individual. Se trata de satisfacer su curiosidad. Es una educación a la carta fundamentada en la motivación, tal y como explica uno de sus profesores, Luis Delgado. Estos días los cinco profesores del equipo docente trabajan codo con codo con los padres para poner el colegio a punto. Son las propias familias quienes gestionan el centro a través de una cooperativa, que mantienen con una cuota mensual de 270 euros por niño. ” Fomentan la autoestima, les ayudan a ser autónomos, críticos y con capacidad para tomar sus propias decisiones, una libertad que no está exenta de normas.

En este enlace, tenéis el vídeo de la entrevista.