Taller de Escucha Activa

El 2 de febrero llevaremos a cabo una nueva formación, esta vez sobre Escucha Activa a cargo de Isabel Fuster.Escucha

Consistirá en aprender a escuchar los diferentes niveles de expresión en la comunicación, comprender el nivel emocional existente en todo mensaje, detectar y solucionar las interferencias emocionales que dañan la expresividad natural y los niveles de confianza.

Se impartirá de manera teórica y con numerosos ejercicios prácticos aparte de abrir un espacio para trabajar los casos que los participantes quieran aportar.

Para más información e inscripciones visita nuestra web

Qué buena manera de acabar el año

Solo quedan dos semanas para terminar este primer trimestre y se presentan cargadas de actividades.

El martes 11, en primaria, se desarrollará el primer taller de Aikido, un arte marcial japonés que significa el camino de la energía y la armonía. No se trata solamente de una práctica deportiva sino de explorar las capacidades de relación con los demás aprendiendo a resolver conflictos en un ambiente no competitivo.

manosEl viernes 14 y el domingo 16 tendrá lugar la segunda sesión del Espacio para Padres y Madres tanto para cooperativistas como para aquellas personas que no pertenezcan al cole y que tengan interés en reflexionar sobre la crianza con apego y la educación respetuosa. Si queréis saber más, podéis echar un vistazo aquí.

Durante estas dos semanas, los profes se reunirán con cada una de las familias para entregar el informe de este primer trimestre. Y el sábado 15 se hará una reunión colectiva en la que se expondrán los puntos más importantes del citado periodo.

Entre todos, también estamos preparando la fiesta de navidad que celebraremos el viernes 21, el último día de cole antes de las vacaciones. Prepararemos, como siempre, un magnífico almuerzo y brindaremos por los objetivos conseguidos y por los que vendrán.Duende-Navidad

Pero Andolina no cierra en navidad. El campamento “Duendeando por el Universo” comenzará el lunes 24 y estará abierto a todos los niños y niñas que quieran pasar las vacaciones entre planetas y duendes. No es necesario ser cooperativista para conseguir una plaza. Por eso, si no tenéis planes, os animamos a que vuestros hijos pasen unas navidades inolvidables. Podéis tener más pistas sobre este mundo mágico aquí.

¿Qué queremos para nuestros hijos? (II)

Fijémonos, por un momento, en la alimentación de nuetros hijos. Primero, tengamos en cuenta que la evolución nos ha dotado de un mecanismo neurofisiológico que nos hace elegir preferentemente, sobre todo cuando somos niños (también cuando no lo somos), alimentos que incrementen las garantías de supervivencia (energéticos y protéicos, es decir, dulces, grasos, sabrosos y albuminosos, p. ej.: la hamburguesa, que lo tiene todo) y rechazar aquellos que amenazan nuestra supervivencia (potencialmente indigestos, podridos o venenosos, es decir, ácidos y amargos, p. ej.: las verduras; “potencialmente” no quiere decir que lo sean ;-). Este mecanismo (gusto), que viene de cuando éramos cazadores-recolectores, se ha quedado fijado en nuestros genes y, como el resto del organismo, también evoluciona con la edad: los niños, al fijarse en la alimentación de otras personas (adultos de referencia, otros niños, etc.) van abriéndose, a partir de cierta edad, a sabores nuevos, incluídos aquellos que disparaban la alarma en etapas tempranas.

D11092001-Andolina-202Qué pasaría si obligásemos a los niños todos los días, a las mismas horas, independientemente del hambre que tuvieran, a sentarse quietecitos a una mesa, a comer, en cantidades decididas por nosotros, alimentos que su organismo no le pide e incluso rechaza: pues que esos momentos en los que dar “gusto” (nunca mejor dicho) a nuestro/su organismo, satisfaciendo una necesidad básica, se convierten, no pocas veces, en una batalla (rechazo y rabietas, ellos / impotencia y frustración, nosotros). En casos peores, se puede acabar generando un rechazo a algunos alimentos, o grupos de alimentos, que puede perdurar en el tiempo con negativas consecuencias nutricionales en el futuro.

Es justo decir que el remedio a este problema no es dejarles comer lo que quieran, cuando quieran, como podría concluirse de los párrafos precedentes: no es tan fácil, pero tampoco tan complicado como nos han enseñado a nosotros. Además, ya no somos cazadores-recolectores; en el entorno actual, acumular reservas de energía disminuye la esperanza de vida. Ya hablaremos de ello otro día.

D11092001-Andolina-142Lo que quería es que trasladásemos el problema de la alimentación a la educación (o “alimentación cultural”). Hagamos una analogía; tenemos una motivación innata por aprender: nuestro cerebro pide contínuamente información “relevante” porque eso aumenta las garantías supervivencia. Vamos a llamarlo, de momento, “curiosidad”, y también evoluciona con la edad: en edades tempranas la forma “natural” de aprender es el juego. Luego, al observar a los adultos y a niños mayores, sus intereses van cambiando hacia lo que los mayores hacen, no sólo por imitación sino porque al ir madurando van entendiendo que necesitan nuevas destrezas y habilidades para sobrevivir.

Pero, qué pasaría si obligásemos a los niños todos los días, a las mismas horas, independientemente de sus inquietudes, a sentarse quietecitos a una mesa, a estudiar, en cantidades decididas por nosotros, conocimientos que su cerebro no le pide e incluso rechaza: pues que esos momentos en los que podrían aprender disfrutando, satisfaciendo su curiosidad, se convierten, no pocas veces, en una batalla (rechazo y desmotivación, ellos / impotencia y frustración, nosotros). En casos peores se puede acabar generando un rechazo a algunos conocimientos, o habilidades (a estudiar, sin ir más lejos), que puede perdurar en el tiempo con negativas consecuencias aptitudinales en el futuro.

En el intento, aparentemente bienintencionado, de ampliar cuanto antes las competencias de los pequeños, pero desatendiendo los procesos psicológicos propios de nuestra especie, la escuela convencional deja de ser un “vivero” en el que “desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño o del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos, etc.” (DRAE) para convertirse en una carrera de obstáculos (contenidos irrelevantes, deberes, exámenes, etc.) que va dejando a muchos niños por el camino al sabotear su innata motivación por aprender (fracaso escolar).

Porque, cómo es posible que en el s.XXI, con los conocimientos adquiridos sobre aprendizaje y psicología del desarrollo, y después de sucesivas reformas educativas, siga habiendo en España una escandalosa tasa de fracaso escolar. Otro día hablaremos, más detalladamente, de motivación y enseñanza.

Y por qué, pudiendo mejorar notablemente la enseñanza, no se hace. Por qué la escuela no ha evolucionado a la par que los conocimientos sobre aprendizaje, por qué ha cambiado tan poco desde que se concibió y por qué se concibió así…

A ver si el experto en creatividad y educación británico, Sir Ken Robinson, es capaz de ilustrarnos en menos de 12 minutos…

Fe de erratas (de traducción) en el video: en el minuto 1’04” dice “alineando”, en lugar de “alienando”, que es uno de los principales problemas culturales que tiene nuestra sociedad. También hablaremos de ello; ¡cuántas cosas de que hablar! ;-D

PD: cómo me gustaría saber la opinión de Robinson acerca de la nueva reforma educativa que está preparando nuestro gobierno 😉