Taller de Cerámica

El día 27 de abril nuevamente disfrutamos de un Taller de Cerámica para niños y niñas entre 4 y 12 años, impartido por Ana Jaro Méndez y Raúl Rodríguez Arias, alfareros y formadores.

Taller Cerámica Cole Abril 2014Guiados por Raúl y Ana, los peques se pusieron “manos al barro” y se divirtieron creando la más variadas formas desde una ardilla, hasta una flor, un portalápices, …, que ahora estarán decorando sus casas. Los papás y mamás también pudimos participar, y que mejor resumen de la experiencia que el relato aportado por uno de ellos:

Recuerdo de esa fantástica mañana un reencuentro.
El de esas pequeñas manos sintiendo la libertad del barro, conjugando la magia de lo ancestral con la ilusión del presente para crear en “su ahora”.
Al fin y al cabo no dejamos de ser tierra.  Nunca dejamos de ser elementos en cierto modo.
Esa mañana, en el Taller de Cerámica del Colegio Andolina, fuimos Tierra”.

Anuncios

Yoga en Familia

El sábado 24 de mayo tendremos en nuestro cole este taller que viaja a los orígenes del Yoga. Dirigido a niños y niñas de entre 5 y 12 años y sus familias.yoga

¿Quieres cruzar con tus hijos el túnel del tiempo? Viajemos juntos a la antigua India, la fascinante cuna del Yoga. Jugaremos a hacer un montón de posturas de animales, aprenderemos a respirar lenta y profundamente para encontrar, al final, un momento de descanso y tranquilidad.

Prueba cómo se puede compartir una actividad divertida y saludable en familia, pasando un rato divertido juntos y fortaleciendo los lazos familiares. Si eres una persona adulta, date también permiso para disfrutar de tu niño o niña interior, y ¡pásalo en grande!

Toda la información y el formulario de inscripción en nuestra web.

Cambiar la educación para cambiar el mundo (VI).

Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica”.

Paulo Freire, educador (1921-1997).

Estamos casi todos de acuerdo en que el mundo no va bien; “¡Qué asco de mundo!”, dice mi madre: miseria, hambre, violencia, guerras, corrupción. Especialmente desconcertante, e incluso doloroso, es para las personas mayores, que confiaban en que el paso del tiempo, especialmente durante el siglo XX con sus fabulosos avances en democracia (en nuestro caso), tecnología, medicina, etc. redujese las desigualdades y la injusticia en una suerte de globalización moral. Pero no ha sido así: podemos vivir más tiempo y producir mucho más pero, paradójicamente, la miseria permanece. ¿Hay una atrofia moral inmanente a la Humanidad?: por qué, habiendo recursos de sobra para una vida digna para todos, se perpetúa esta desigualdad lacerante.

Hay diferentes hipótesis para explicar este estado de cosas, este statu quo del que hablamos al principio de estas páginas. Lo cierto es que hay bastantes cosas que se podrían hacer, de forma salomónica en el estado de urgencia en el que nos encontramos, pero de forma meditada y consensuada a medio y largo plazo; pero no se hace nada porque a quien tiene el poder no le interesa y a los que les interesa no tienen poder.

Por qué, si estamos en una democracia y la mayoría está de acuerdo en acabar con determinados abusos y en reducir la desigualdad, ¿no lo hacemos?. ¿Qué nos detiene?…

Qué nos queda, ¿resignarnos?, ¿pasar esta nuestra vida de “afortunados” occidentales lo menos mal posible?. ¿Entregarnos a un egoísmo liberador y dejar de procrear?: “uno no puede traer hijos a un mundo como este”. Si la mayoría siguiera estas palabras de Virginia Woolf acabaríamos extinguiéndonos lo que, visto desde una perspectiva ecológica, sería una bendición para el planeta. Pero no vamos desencaminados: la natalidad sigue descendiendo, y bruscamente en estos tiempos de crisis.

Logo JA - 3

Qué más…

Nos queda la educación de nuestros hijos; no son pocos los expertos que coinciden en que la educación es (casi) la única solución. “La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo”, nos dice Paulo Freire. Afortunadamente cada día sabemos un poco más; por ejemplo, y desde diferentes ángulos (biología, antropología, psicología, sociología, etc), vamos sabiendo cómo la forma en que criamos y educamos a nuestros hijos va configurando su percepción de sí mismos y del mundo y, consecuentemente, la forma de actuar en él. Así, algo debemos estar haciendo mal cuando muchos no perciben, ni  siquiera mediante el sufrimiento ajeno (empatía), que el mundo privilegia a unos pocos y maltrata a una inmensa mayoría incluida la Biosfera que nos sustenta, y cuando los que lo perciben, muchos también, creen que apenas pueden hacer nada por cambiar esta situación a pesar de ser “libres” y poder decidir, con un voto cada cierto tiempo, qué sociedad quieren. Algo no cuadra.

Entonces, ¿qué tipo de educación necesitamos?, ¿la que está diseñada desde arriba?. Qué nos dice Bertrand Russell al respecto: “Casi toda educación tiene móvil político: se propone fortalecer a algún grupo nacional, religioso o social en la competencia con otros grupos. Es este móvil el que principalmente determina qué materias se enseñan, qué conocimiento se ofrece y qué conocimiento se oculta, y que determina además qué hábitos mentales se espera que los pupilos cultiven. Prácticamente nada se hace en función del desarrollo interior de la mente y del espíritu; en efecto, quienes han recibido más educación han sufrido a menudo una atrofia mental y espiritual”. Conviene recordar, en este punto, que Russell no ingresó en una institución educativa hasta los 18 años y que fue instruido en casa por diversos tutores, entre ellos su hermano mayor.

[Continuará…]

•••

El texto precedente es otro extracto del Dossier “Colegio Andolina: otra escuela es posible”. Textos con los que exponemos nuestras inquietudes y anticipamos algunos de los temas que se tratarán en las III Jornadas Andolina: “Otra forma de mirar la educación” que se celebrarán en Gijón los próximos días 9, 10 y 11 de mayo. Se ha ampliado el plazo de inscripción: ¿te subes a este “tobogán”?.

El Ojo Mágico

Esta será la nueva formación que llevaremos a cabo en nuestro colegio. Está dirigido a niños y niñas de entre 3 y 10 años.IMG_5050

El ojo ve una imagen en continuo movimiento en lugar de muchas separadas.  Es el principio básico de la animación y en el que se basan los orígenes del Cine. Con imaginación y entusiasmo, y a través de la construcción de los juguetes ópticos, descubriremos cómo funciona el cine y todas las posibilidades “mágicas” que permite. En este taller, crearemos un Taumátropo, un Flipbook y el Disco de Newton para acercar a los niños y niñas a los orígenes del cine a través de juegos ópticos y de las primeras técnicas de animación.

Para más información e inscripciones consulta nuestra web.