El Bote de Calma. ¿Cómo hacerlo?

El bote de la calma fue una de las ideas de María MontessoriLo llamó “el frasco de la calma” y sirve para calmar las rabietas de los más pequeños.

Es un bote lleno de agua, gomina para el pelo  y purpurina. Cuando tu hijo o hija sienta pena, llore desconsoladamente, sienta estrés, rabia o esté enfadado puede agitar el bote y observando los brillos de la purpurina y las formas que se producen dentro del frasco,  poco a poco, comenzará a calmarse. Su atención estará puesta en el bote y puedes ayudarle enseñándole a respirar profundamente mientras lo observa, hablando con él o ella de una forma calmada y relajada.

ELABORACION_1.jpg

El bote lo puede elaborar tu hija o hijo con una pequeña ayuda tuya, así que manos a  la obra. Nosotros lo hemos realizado en un taller en el colegio y a los peques les ha encantado, no solo elaborarlo sino también utilizarlo. Pasan un rato divertido experimentando y luego disfrutando con el resultado.

Ingredientes:

  • un bote de cristal o de plástico,
  • agua templada,
  • gomina para el pelo,
  • purpurina, del color que más nos guste,
  • también podemos utilizar estrellitas (de las que se utilizan para manualidades) o incluso un pequeño juguete de plástico.

ingredientes_2

ingredientes_3

ingredientes_1

elaboracion_3

Elaboración:

  1. Cogeremos el bote de cristal o de plástico (podemos reciclar una botella pequeña de agua o un bote de conservas de vidrio) y lo llenaremos de agua templada. Tiene que ser templada para que la gomina se disuelva con menor dificultad. Dejaremos un dedo de aire, sin echar agua, para que luego pueda producirse el movimiento. El agua la puede echar el niño o la niña, con ayuda de un embudo si es necesario.
  2. El siguiente ingrediente será la gomina para el pelo, echaremos dos o tres cucharadas en el bote con agua. Lo tapamos y lo agitamos bien para que se disuelva lo más posible. Deja que tu peque lo haga, le encantará.
  3. Una vez mezclado, echaremos el siguiente ingrediente, 3 o 4 cucharadas de purpurina del color que más os guste, incluso podéis mezclar varios colores. Volveremos a cerrar bien el bote y agitamos para que la purpurina se pegue a la gomina.
  4. Por último echaremos las estrellitas o el pequeño objeto o juguete de plástico que hayamos escogido. Esto servirá como un elemento más en el que el peque se podrá fijar cuando lo esté observando para calmarse, ya que flotará entre la purpurina.
  5. Como opción, si no quieres que tu hijo o hija abran el bote, puedes cerrarlo pegando la tapa con silicona caliente. Pero esto es opcional y lo haría un adulto.

Y ahora te toca a tí, anímate a hacerlo con tus peques, ¡¡ les va a encantar!!

elaboracion_2

 

Anuncios

Mercadillo en Andolina

Mañana, 28 de mayo, los niños y niñas de primaria se van de excursión de fin de curso.

Será una excursión larga, de las que molan, de quedarse a dormir y todo (ay, ay, ay, qué nervios).

Así que había que organizar algo para poder pagar el albergue, el autobús, el desayuno…

Surge así el MERCADILLO ANDOLINA que se celebró el pasado sábado.

Mercadillo Andolina

Organizar un mercadillo no es tarea sencilla. Lo primero es clasificar las cosas que aportan las familias: libros, ropa, juguetes… ¿esto qué es? un pica-ajos ah, vale,…Poner precio a todo. Crear las cajas expositoras. Fabricar los objetos para la sección Hecho a mano. Idear el método de pago. Hacer los tarjetones para el método de pago. Escribir doscientos números en doscientos tapones para la rifa. Diseñar la distribución de tiendas y tenderos/as. Dibujar los carteles publicitarios. Confeccionar los tiques de comida. Y un larguísimo etcétera con cabos sueltos de última hora a los que hay que dar solución, claro.

Mercadillo Andolina

Pues bien, organizados en grupos de trabajo, se pusieron manos a la obra y en una semana lo tenían todo listo. Implicación total. Una vez más, trabajo en equipo, para algo suyo, con un fin común.

El mercadillo no pudo salir mejor. Un mundo de tesorillos ordenados en diferentes puestos hicieron que las familias bailáramos de uno a otro buscando y encontrando la ganga del siglo. La megafonía superanimosa nos recordaba todo lo que había: libros para todas las edades, ropa para todas las estaciones, empanadas, plantas del huerto, caballitos de madera, y, claro está, los objetos que habían hecho los/as andolinos/as: carpetas preciosas con dibujos al agua, pendientes con perlitas de colores, las pulseras más chic para este verano y hasta una lámpara de diseño a la que le salieron multitud de pretendientes. Todo un éxito. Y luego, cómo no, compartimos comida (una pasta y una paella riquísimas hechas in situ por nuestros chefs adultos) mientras mostrábamos con orgullo las adquisiciones. Hubo hasta una actuación musical improvisada gracias a Noelia, una chica que vino a hacer prácticas al cole y que compuso una canción chulísima sobre Andolina.

Mercadillo Andolina 2015

Siento no poder daros el dato de si se ha conseguido el dinero necesario para realizar la excursión, lo que sí puedo deciros es que, una vez más, los niños y las niñas de Andolina nos demuestran que lo que en un principio se antoja como una tarea difícil se convierte en un disfrute si es colectiva y el grupo trabaja para el grupo (esta carpeta en la que he invertido horas de trabajo y que me ha quedado tan chula no es para mí, es para que todos/as podamos hacer la salida de fin de curso). Y es un gustazo verles hacer esto con toda la naturalidad del mundo. Experimentando que no hay nada mejor que compartir con ilusión.

Toda una lección. Todo un lujo.

Formación de Acompañamiento Emocional en la Infancia

Queremos compartir con todos vosotros la experiencia de haber participado en la Formación del sábado 15 de marzo en Andolina: “Acompañamiento Emocional en la Infancia” con Isabel Fuster.

photo1Isabel es Licenciada en Psicología por la Univesidad Autónoma de Madrid y psicoterapeuta con formación jungiana, humanista y sistémica.

Isabel ya ha estado en varias ocasiones en Andolina, compartiendo su visión de psicóloga, madre y experta en las emociones del niño.

Esta vez ha sido, como en las demás, un abrazo de confianza para todos los que acompañamos día a día a nuestros peques tanto de manera profesional como familiar y no por ello la relación es diferente sino todo lo contrario, la posición de comprenderles emocionalmente es igual y en eso se basaba esta jornada.

Hemos vivido un día de “emociones”, intercalando dinámicas y teoría con ejercicios prácticos. El sentimiento de ser padres e hijos y cómo nos encontramos en ambas posturas. El vínculo y la cercanía son la base de la seguridad en los niños y la importancia del contacto visual junto con la escucha activa. Es un camino de autoconocimiento continuo y de entender sus sentimientos sin minimizarlos.

Yo voy al taller de mates

Quizá una de las tareas más difíciles que conocemos sea la de ENSEÑAR, así con mayúsculas.

Es algo tan complicado que aún a día de hoy la Real Academia Española no ha encontrado una definición clara que se adapte a lo que, a muchos, se nos viene a la cabeza cuando oímos dicha palabra. Os traslado las tres primeras acepciones:

  1. tr. Instruir, doctrinar, amaestrar con reglas o preceptos.
  2. tr. Dar advertencia, ejemplo o escarmiento que sirva de experiencia y guía para obrar en lo sucesivo.P2200003
  3. tr. Indicar, dar señas de algo.

¿Hay alguna que os convenza?

Hemos hablado muchas veces de los principios que rigen nuestro cole: la libertad, el respeto, el trato afectuoso… pero después o, mejor dicho, al mismo tiempo que ocurre todo esto se da la maravillosa y mágica acción de enseñar. (Por eso estamos en un colegio y no en un jardín de juegos).

Uno de los talleres que se proponen en primaria es el de matemáticas. Es posible que
nuestras experiencias personales nos hagan sospechar que este taller tiene poco éxito, pero cometeríamos un error. Los niños/as comienzan a manejar los números antes que las letras, les llama la atención eso de contar cosas y es muy común ver su entusiasmo ante algo tan matemático como un calendario. Así que el terreno ya está preparado.

P2200004Pero ¿qué pasaría si toda esa ilusión por aprender se depositara en un amaestramiento con reglas y preceptos? Se conocen ilusiones muy poderosas que son capaces de resistir o de convertirse en resignaciones… Pero la gran mayoría se irían al traste.

¿Cómo enseñar entonces matemáticas? se preguntaron nuestros profes. Y empezó la
búsqueda de materiales, de nuevos métodos, de formaciones con gente sabia (gracias Malena) y así se dio con la fórmula que suma nuevos logros sin restar ilusiones. El taller de matemáticas se ha convertido en otro extraordinario acontecimiento que sucede en Andolina.

Además del material manipulable como los policubos, las tablillas, las perlas o la famosa tabla del cien (esta última está disponible en las fruterías de algunos supermercados, aprovechad a pesar la fruta con vuestros/as hijo/as) existe un método de cálculo que está P2200011enganchando a todos. Se llama el algoritmo ABN; seguro que ya habréis oído hablar de él. Su nombre indica que es un algoritmo Abierto, es decir que hay varias formas de resolverlo (cada niño encuentra la suya) y Basado en Números y no en cifras. Esto último se refiere a que se trabaja con todo el número completo, no dividido en unidades, decenas… Sumamos el número 325 más 86 y no empezamos con seis más cinco. Con este método, el cálculo obtiene sentido, no se trata solo de aplicar unas reglas que nos hemos aprendido de memoria sino que cada niño/a efectúa y relata los pasos que da para resolver la operación, comprendiéndola. Estos pasos, que poco a poco se van reduciendo, no solo consiguen que calculen de una manera más rápida sino que logran una mejor resolución de problemas. Vamos, que ese lado matemático que todos tenemos en el cerebro empieza a ejercitarse y se dan cuenta de que esa destreza es útil para todo. El taller de mates se llena, han dejado de ser aburridas y repetitivas para convertirse en algo tentador y fascinante. Realmente están enganchados al cálculo; no hay libretas IMAG0573 (1)llenas de cuentas sino llenas de retos.

Los profes están tan ilusionados con el ABN que no dejan de investigar nuevos recursos para ponerlo en práctica. De hecho, el próximo mes de marzo asistirán a un curso que impartirá Jaime Martínez Montero, responsable del desarrollo de dicho método.

Si queréis saber más podéis visitar su blog algoritmosabn.blogspot.com

La búsqueda de nuevas maneras de enseñanza debe ser permanente y hecha desde la ilusión. El acercamiento individual y voluntario de cada persona al aprendizaje hace que este sea significativo, pero sobre todo gratificante y sugerente. Hay conceptos que en Andolina están plenamente ligados a la palabra ENSEÑAR. De ahí que necesitemos una nueva acepción en el  Diccionario.

África

Parecen palabras que discurren por dos líneas paralelas y que jamás llegarían a unirse, ¿verdad? Pues  la realidad en Andolina es otra. Desde hace quince días vamos caminando con los pies desnudos y el corazón fascinado por esa segunda paralela que nos lleva directamente a ÁFRICA.

PA090018Leti y Gaspard son dos amigos del cole que, dentro de un mes, comenzarán una extraordinaria aventura recorriendo en su tándem nueve países del continente africano. Como su generosidad es tan grande como su valentía, han querido que este viaje también sea nuestro y, aunque serán ellos dos quienes den al pedal, desde aquí no dejaremos ni un día de animarles y seguir su camino.

Estas últimas semanas de preparativos han sacado tiempo para venir a contarnos un montón de cosas; lo primero que han traído ha sido a “Potelo”, su tándem, en él irán los dos más cuatro bolsas con lo imprescindible: ropa, tienda de campaña, mosquitera, utensilios para cocinar, dos botiquines (uno para ellos y otro para Potelo), un diario para escribir peripecias, lápices, acuarelas para dibujar y, cómo no, los pasaportes. Lo tienen todo muy bien preparado.

¿Yo puedo ir? –se le escapó a alguien. ¿Y yo? –se me escapó a mí.

PA090020Leti y Gaspard mandarán, siempre que puedan, su posición y su ruta de viaje, así podremos localizarlos en el mapa. Además nos enviarán algún que otro paquete con los tesoros que vayan encontrando: arena del desierto, hojas de baobab, piedras del camino… Además de historias y fotos de los lugares por donde pasen.

Pero el viaje no se queda ahí. Como visitarán varias escuelas pertenecientes al movimiento Freinet africano podrán contarnos las experiencias educativas en ese continente. Además nos han puesto en contacto con una escuela de Togo para mantener correspondencia con los niños. En principio, hemos escrito cartas colectivas donde nos presentamos y contamos un poco cómo es Gijón, cómo es el cole, qué talleres hacemos, qué deportes practicamos… ¡Qué nervios cuando llegue la primera carta! Ya se ha
decidido hacer una asamblea para decidir quién es el que la va a leer en voz alta…

En fin, hay tantas cosas que decir de este proyecto africano que hemos abierto una página para ir contándolo pedalada a pedalada: africa.colegioandolina.org

Queremos dar las gracias a Leti y Gaspard por hacernos viajar tan fácilmente. Nos han contagiado el entusiasmo y qué bien empezar el otoño así.

Punto y… seguido

Un curso más. Parece increíble, pero ya estamos en el final del segundo curso de Andolina.

En momentos así se hace inevitable echar la vista atrás y hacer un repaso a lo acontecido, aunque en nuestro cole esa sensación se disipa un poco porque esto no para: la semana que viene comienzan los campamentos de verano que vienen cargados de maravillosas propuestas. fincurso1Seguiremos avanzando en el acondicionamiento del cole para poder abrir nuevos espacios; los profes prepararán el curso que viene y las familias, dentro de sus comisiones de trabajo, mantendrán su labor. Así que, como veis, la aventura continúa para todos.

Pero, como es bueno pararse y reflexionar sobre lo que se ha hecho, aquí van unas pinceladas de este curso que termina.

El cole ha crecido. Con la incorporación de nuevos niños, es decir de nuevas familias, este año somos más que el pasado. Y eso siempre es una buena noticia. Además si esos niños perciben ya el cole como suyo y sus padres y madres se sienten parte integrada del proyecto, no se puede pedir más.

El modelo pedagógico se afianza. Es imposible enumerar los talleres, proyectos y aprendizajes que cada niño ha desarrollado durante este curso, y los avances son incuestionables. Aprender por el placer de aprender, en un ambiente libre y respetuoso, fincurso2sabiéndote acompañado por un adulto que está ahí para ayudarte no solo en lo académico sino también en lo emocional. Desde aquí va la admiración y el cariño para nuestro equipo docente porque no imaginamos otro mejor. Gloria, Tanya, Ali, Belén, Luis, siempre lográis emocionarnos con vuestro trabajo. No hay palabras que expresen nuestra alegría por teneros con nosotros, aunque imagino que el amor que os demuestran los niños y niñas es la mejor prueba de ello.

Como cooperativa nos hemos visto fortalecidos porque cada año sabemos organizarnos mejor. Las comisiones de trabajo están en pleno funcionamiento y hemos sido capaces de realizar la mayor parte de tareas que habíamos planificado. Seguimos en la búsqueda del equilibrio, en ser generosos con nuestro tiempo y nuestro esfuerzo, pero la conciencia de cooperación crece y ese es el camino.

fincurso3Como ya sabéis, Andolina quiere ser también un espacio abierto de formación. Todas aquellas personas interesadas, aunque no formen parte de la cooperativa, pueden acudir a actividades y jornadas que se organizan en el cole con el fin de solucionar o descubrir inquietudes sobre crianza y educación. En estos dos años, ¡quinientas personas han acudido a las diferentes formaciones! Es un número que demuestra el interés que existe en nuestra región sobre materia educativa y que, hasta ahora, tan poca cobertura tenía en Asturias. Fue un lujo contar con los ponentes que nos visitaron y poder aprender y compartir tantas cosas.

Sin duda, queda muchísimo por contar. En Andolina, cada día está lleno de experiencias que darían para escribir muchas entradas. Pero baste estos apuntes, para decir que ha sido un curso fantástico cargado de buen rollo y de esfuerzo. Esfuerzo del bueno, del que surge de la ilusión, del compromiso con nuestros principios, de la confianza mutua.

Echamos la vista atrás para tener todavía más ganas de seguir.

Feliz verano.